Restaurante Ninja Ramen en Madrid


Pues aquí va la primera kta de un restaurante, y no ha podido empezar mejor la sección que con este. Y eso que fue de casi casualidad como acabamos comiendo allí. En principio íbamos a otro... pero como estaba lleno y no teníamos reserva, me acordé de este, que abrió hace poco y quería probarlo.
En un principio, pensábamos que sería el típico restaurante japonés lleno de sushi por todas partes (y no soy muy fan del sushi, la verdad) pero cual fue la sorpresa que no tenía nada que ver con la decena de restaurantes de sushi que hay por la zona.
Este, a primera vista recuerda a una auténtica taberna japonesa, es decir, no un restaurante al uso al estilo occidental.

Al entrar nos atendió una chica muy simpática y amable, y al ver la carta pues... no había rastro de sushi (bien!!!) si no comida tradicional japonesa, aunque algún plato es más moderno.

Para beber decidimos probar un Té verde y un Té rojo taiwanés. El primero no sabía a té verde, si no a una bebida un poco extraña eso si, como con sabor... a ahumado, como si fuese un té fermentado de alguna manera especial. El segundo era todo lo contrario, era rojo, dulce y estaba riquísimo (no es que el otro no lo estuviese, pero tengo predilección por el dulce), vamos que te lo podía tomar perfectamente durante los días de verano. Y si, también tienen otras cosas, como cerveza japonesa Asahi, y otras cosas... pero es que apetecía té. 
En un primer momento nos trajeron pan de gambas como en cualquier restaurante chino, para esperar a la comida, pero esta vez por darle alguna variación llevaba algo de espacias picantes. Eso si, no tardaron nada en traernos las cosas, además todas seguidas.

De entrante pedimos unas Gyoza de carne, que son como empanadillas japonesas que se mojan en salsa de soja... y también debo decir que no era muy fan de las Gyoza, porque las hacía un compañero mío de piso y nunca les cogía el gusto, pero estas estaban... vamos que ahora me gustan. Sobre todo porque se ve que son caseras, nada de congelados, sabrosa, crujientes... una delicia, probadlas, las aconsejo. 


De plato principal cada uno nos pedimos un Ramen, uno Ramen de Miso y otro de Churry (curry, para no confundirnos). El primero tenía ternera y sopa de miso (pasta de soja fermentada), acompañada de alga nori, puerro, y pasta (el ramen), huevo cocido y demás acompañamientos. La otra, la de curry, tenía lo mismo, pero cambiaba el miso por el curry (obvio) y la ternera por el pollo. 
Así que nos dedicamos a pescar las cosas con los palillos y luego a bebernos la sopa con la cuchara de madera, todo muy tradicional. La única pega es que el ramen era muy grueso, por decir algo, lo demás, de lujo.

Ambas estaban muy buenas (aunque prefiero la de curry... gustos personales), y llenan mucho, tanto que ya con eso habíamos cenado, aunque me quedé con ganas de probar más cosas, porque todas tienen buena pinta (según veía en las otras mesas). 

Al terminar nos ofrecieron un chupito de sake, que para la digestión siempre viene bien.



 Por otra parte, la ambientación era buena, aunque había algunos aspectos a destacar que le quitaban encanto. Por un lado, la decoración es austera, aunque bueno de eso se trata, es una "taberna" japonesa, y son así, pero si es verdad que la iluminación de la zona de los camareros era demasiado brillante, lo que quitaba ese ambiente íntimo y de colores cálidos que en un principio parece ser la intención de la zona de comidas. Con bajar un poco esa luz o poner una separación mínima mejoraría.

Con respecto a las cosas buenas, pues la comida, que está riquísima, el precio está muy ajustado y todo el menaje es japonés, desde los cucharones de madera con los que tomar la sopa hasta los platos o cuencos donde se sirve la comida. Supongo que tendrían tenedores, pero todos allí comíamos con palillos (es lo que te ponen en la mesa, pero ya digo que los tienen que tener "por si acaso"). el personal muy amable, simpático y atento, sobre todo la chica que nos atendió.

Es decir, con tan solo algún retoque en la ambientación sería un lugar perfecto, que ya lo es por la comida. Pero como oí al personal "estamos mejorando la carta" y supongo que irán mejorando el local también poco a poco, ya que es bastante nuevo.

En definitiva un restaurante diferente a lo que se suele ver con respecto a la cocina japonesa (basta de sushi!) y encima muy bien de precio (15-20€ por persona), por no hablar de la comida.


  • Local: 7
  • Comida: 9
  • Personal: 9
  • Precio: 9
  • Total: 8,5


Totalmente recomendado. 

Ninja Ramen, se encuentra en la calle Barceló 1, Madrid (parada de Tribunal)
Tel: 914939993
http://ninjaramen.es/




Comparte en Google Plus
Instagram

Sobre Alex Ktador

Lo mejor de comer es probar cosas nuevas... y ¡que te gusten!
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario