Plátanos dulces El Dorado

A veces, cuando voy a algún supermercado que no es el habitual me voy directo a la sección de productos importados para encontrar productos que no los encuentro en ningún lado. A veces no hay nada interesante y otras si (bueno interesante en el sentido de novedad, que después puede que no sean nada interesantes al probarlos).

Normalmente siempre me voy a la estantería de productos británicos, porque están llenas de galletas y chocolates, pero esta vez en los productos de Sudamérica vi unas bosas como de patatas pero que eran de plátanos. Los había dulces y salados, y como el pensar en plátano y salado no me parece lógico cogí la bolsa de los plátanos dulces.

Al mirar el envase la verdad es que es como patatas fritas, pero en vez de usar patatas se usan plátanos... y pensé que sería más sano (claro que lo que no es sano de las patatas fritas es la cantidad de aceite y no las patatas en si... y en ese caso mi pensamiento se dejó llevar por pensar en al fruta, porque si es frita al fin y al cabo el lo mismo).

Al abrir el paquete te viene un olor que te recuerda como a una especie de fruto seco, ya que no huele a plátano tal y como lo tenemos en al mente. 

Al sacar los trozos de platano ves que son como rodajas alargadas y secas, vamos que sigue pareciendo un fruto seco pero con aspecto de plátano por así decirlo. El sabor ya es ora cosa. Aquí si que se puede notar un poco el sabor a plátano, pero poco, ya que se diluye en el sabor a producto frito. Es como una patata frita con un sabor final un poco más dulce. A mi personalmente no me ha gustado mucho, será por la costumbre. Pero es que claro, ni me sabe a plátano ni a patata frita, si no que se queda a medio camino entre ambos. 

Por lo que se ve también además de las variedades dulce y salada hay también con sabor a jamón, ajo y chile y limón... la verdad es que no me imagino comer plátano con esos sabores.

Los ingredientes en este caso son muy simples: platano maduro y aceite, eso si de soja y palma (que hay que evitar por contener muchas grasas saturadas). Y sus valores calóricos no tienen nada que ver con la idea de plátano: por cada 100 gramos 446 calorías, de las cuales 1,53 son proteínas, 75 hidratos de carbono y 15,38 grasas (y si son de palma pensemos en que saturadas serán bastantes).

Lo mejor: en realidad la primera impresión, al menos para mi, pero después te das cuenta que aunque sea plátano el ingrediente principal no lo hace sano.

Lo peor: exactamente lo mismo, que al final tiene mucha grasa y calorías, y si encima no te entusiasma, pues mejor comerte un plátano de verdad.





Comparte en Google Plus
Instagram

Sobre Alexis Ashqar

Lo mejor de comer es probar cosas nuevas... y ¡que te gusten!
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario